guardaparques

Juventud, ganas, voluntad y compromiso son algunas de las virtudes que caracteriza a la Brigada de Guardaparques creada por la gestión del alcalde de Valencia, Miguel Cocchiola, consolidando un equipo de responsables no solo de velar uno los patrimonios naturales más importantes de la ciudad, como lo es el Parque Municipal Casupo y en donde sus labores van más allá de lo que está en papel, al convertirse en unos héroes anónimos para la ciudad. 

El alcalde Miguel Cocchiola, a través del Instituto Municipal del Ambiente (IMA) cuenta con esta formidable brigada profesional y multifuncional para preservar al parque El Casupo, además de velar por el cuidado de las plazas que ha ido reconstruyendo a pesar de las dificultades como parte del Plan Valencia Bonita.

Los “casuperos” ya conocen bien a estos venezolanos a los que la vocación los motiva a diario, son las primeras caras que ven desde muy temprano cuando acuden al parque a recrearse o ejercitarse.

Uniformados y dispuestos para recibir a todos aquellos que desean conocer este atractivo natural de las capital carabobeña, pronuncian un amable “buenos días” o “Bienvenidos” como sus cartas de presentación.

Christian Toro, Florangel Galarraga, José Ortega, Yhojana Montoya, Ángel Quintana, Javier Rodríguez, Aura Jiménez, Jessica Salomón, Nazareth Bermúdez, Aranhy Galarraga, Joel Hernández y Leonardo Velazco son los guardaparques del Casupo. Un selecto grupo de profesionales,  enamorados del medio ambiente y que no cesan en su lucha por defender nuestros espacios, de la mano del biólogo Luis Cornejo en calidad de asesor externo.

La formación de estos chicos habla por sí sola, quienes se desenvuelven en diversas áreas como la Biología, Ingeniería Química y en Telecomunicaciones, Histotecnología, Contaduría Pública, Diseño Gráfico, por citar algunas de ellas. 

Un equipo dinámico que inició en marzo de 2016 durante un acto en el que el alcalde Cocchiola los juramentó y que en todo este tiempo se han encargado de educar a todos aquellos que no se conforman con solo visitar a este pulmón vegetal, sino dejarse cautivar por el tema ambiental.